Discutir VS Regañar

Cuando falleció mi abuelo, un tío mío me abrazó y me dió una de las enseñanzas más bonitas e indelebles de mi vida:

“He visto discutir a tus abuelos todos los días, pero nunca regañaron”

Estamos demasiado acostumbrados a confundir términos, a utilizar palabros resonantes y rimbombantes que de tanto manosearlos hemos desvirtuado en su fondo, significado y significante. (Hay que volver siempre a Aristóteles, Eco, Chomsky, Sapir,…)

Porque discutir es intecambiar información, defender las posturas propias de forma vehemente y apasionada, y a la vez escuchar con el mismo ahinco a tu interlocutor. Porque si se discute de veras es porque a ambos nos interesa lo mismo con la misma intensidad.

Pero regañar es negarte el derecho a opinar y a pensar cómo te de la gana, y por eso te puedo descalificar y viceversa.

Esto viene a colación de los que está pasando en nuestro congreso y en el seno de algunos partidos.

Que en el parlamento nuestro representantes, ciudadanos y ciudadanas como nosotros y nosotras, que quizá algún día también ocupemos esa representación, no llegue a acuerdos y jueguen al “tú más” es REGAÑAR, y ni lo queremos ni lo merecemos.

Que en el parlamento, o en las asambleas y reuniones internas de los partidos se intercambien ideas, se muevan cargos, entren y salgan personas, es DISCUTIR, ¡que es lo que hace falta!

Sí, queridos abuelos. Gracias por enseñarme lo bonito y útil que es discutir, y lo feo e inútil que es regañar.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s