Decencia

Decencia es no robar, ni evadir, ni traficar a cambio de influir desde el cargo público que se ocupa, ni evadir divisas, ni falsear para no pagar impuestos…

Pero si se han cometido esos u otros delitos tiene que aparecer otro tipo de decencia: la de reconocer el error, asumir la culpa y pagar por ello devolviendo el dinero, no ocupando nunca más un cargo público, y llegado el caso pasar por la trena.

Pues esa es la decencia que ha tenido el exp primer ministro de Islandia, achuchado por unos fantásticos periodistas y sobre todo por la presión de un pueblo entero.

Tanta paz lleve como descanso deja, y que deje sus sociedades panameñas o de cualquier otra ínsula paradisíaca fiscalmente a nombre de su país.

Philosoraptor - Er Sigmundur Davíð   Gunnlaugsson...    Þyngdar sinnar            virði í bulli?