Bruselas

El odio de pobre hambriento alimentado por el odio del que le priva del pan pero le da un cinturón lleno de bombas.

El odio del pobre blanco que odia al pobre negro, al pobre moro y al pobre amarillo… y viceversa

El odio del que tiene un poco y teme perder una parte, y del que tiene mucho y teme todo.

El asco de tener nuestras playas y ciudades llenas de gente sucia y desarrapada, que sí, que llamamos asilados o refugiados, pero que nadie quiere asilar ni refugiar.

Y el asco de que toda esta mierda nos la meten los que deberían representar al PUEBLO, y no utilizarnos; de que no se abran fronteras, de que nos fiscalicen y empapelen, de que nos enfrenten a pobres contra pobres…

Mañana salía mi avión para Bruselas, desde dónde iba a moverme por ciudades vecinas para conocer y reecontrarme con gente maravillosa. Pero mañana no tomaré ninguna avión con ese destino, pero deambularemos con odio y asco por todo lo ocurido.

Y sí, yo soy Bruselas, y antes fui París, y Madrid, y Nueva York… y Estambul, Ankara, Damasco, Homs, Petra, Raqqa, Tombuctú, Gao, Gueckedou, Kissidougou), Peshawar, Huambo, Bogotá, Kabul, Ciudad Juárez,…

Porque al final yo soy uno de esos pobres descoloridos que no quiere que le metan odio ni miedo ni asco contra otros pobres.

 

Anuncios